Huertos urbanos

Escrita el 20 junio, 2013 por sgh arquitectura

Últimamente son muchos los espacios urbanos desaprovechados que se están utilizando como huertos. Como por ejemplo el que se encuentra en la Plaza de la Cebada, en el barrio madrileño de La Latina. Por lo general, la gente que colabora en este tipo de huertos lo hace para liberarse y evadirse de los problemas cotidianos y no tanto por la cuestión de subsistencia y de crear un nuevo modelo económico.

Son muchas las ventajas de los huertos urbanos, pero una de las cuestiones más importantes que surge con la proliferación de estas zonas de cultivo es que hoy en día los alimentos que se ponen en la mesa pueden provenir de cualquier punto del planeta. Y esto implica largos transportes y la necesidad de conservación de alimentos, envasado y embalaje, lo que conlleva una pérdida de frescura (disminuyendo el sabor, el aroma y el valor nutricional).

huertos1.sgh

Frente al inmenso trajín de alimentos que hoy cruzan los cinco continentes ha surgido la tendencia de consumo kilómetro 0. Es decir, de productos que lleguen al punto de venta como máximo 24 horas después de haber sido cortados y que recorran menos de 100 kilómetros desde el lugar de producción hasta el de consumo. Frutas y verduras de temporada, apoyar las economías locales y conocer de primera mano de dónde procede lo que ingerimos y con qué métodos se produce. Los factores medioambientales, de sostenibilidad y de calidad de los alimentos están en el origen de muchos huertos urbanos, especialmente en el primer mundo. Pero también las necesidades básicas de supervivencia los han impulsado en países en vías de desarrollo. Las prácticas agrícolas en las favelas de São Paulo (Brasil) o en barrios degradados de Portobelo (Panamá) persiguen la seguridad alimentaria en ciudades con grandes bolsas de pobreza, a la vez que crean empleo, refuerzan vínculos en las comunidades y sanean espacios degradados.

huertos2.sgh

Fue Vancouver quien lanzó el proyecto “2.010 nuevos huertos comunitarios para el 2010”, campaña en la que posteriormente se inspiró Londres. El reto de ésta última era crear 2.012 nuevos huertos en la ciudad entre los años 2009 y 2012 superando dicha cifra sin dificultad. Hoy la campaña consiste en estimar qué cantidad de alimentos se podría potencialmente cultivar en la capital londinense. La iniciativa, gestionada por la London Food Link con plena colaboración y apoyo de las administraciones ha involucrado de momento a 99.000 personas.

Pero el mayor huerto urbano del mundo es Brookling Grange, se encuentra en la ciudad de Nueva York y está situado en dos azoteas de sendos edificios, contando con una superficie de aproximadamente una hectárea. En este huerto urbano se cultivan todo tipo de verduras y hortalizas siguiendo principios orgánicos y ecológicos. El huerto nació en el 2010 con la ambición de crear un modelo sostenible de agricultura urbana y promoverlo en las ciudades. Hoy funciona como un modelo de negocio bastante rentable que suministra productos al vecindario y a los restaurantes de la zona, de forma directa, en mercados semanales o en pequeños comercios del barrio. En la actualidad ya tiene planes de expansión por otras azoteas cercanas.

huertos2.sgh

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *



*